viernes, 6 de agosto de 2010

Leao Butrón seria el capitán de la selección peruana

Informativo.-El arquero de la San Martín no niega sus intenciones de llevar la cinta en el brazo, aunque dice respetar a Pizarro. Cree que Perú peleará por el cuarto cupo para Brasil 2014.
Curiosidad por las manos más importantes del país futbolero. Por las que sostienen el andamiaje de toda una nación. Las de Leao Butrón tienen una característica que las distingue: en la muñeca derecha está tatuado el nombre de su hija Daniela de 14 años, casi los años que lleva ganándose la vida bajo los tres palos.

¿Algo que decir de Markarián en el 97?
Su gran manejo de grupo, trabajaba lo mismo al jugador de más experiencia que al más joven. En mi caso siempre estaba pendiente de mis lesiones, de mi tranquilidad.
Fuiste el primer jugador al que llamó personalmente.
Estaba echado y me llamó la atención que una voz muy seria preguntara si era la familia Butrón. Yo pensé que eran los “marcas” [ríe] que estaban averiguando si alguien estaba en casa, pero luego reconocí la voz del “profe”. Me emocionó, pero esto hace que crezca la responsabilidad y debo retribuir con rendimiento.

¿Te costó más que a otros ganarte un puesto?
Me tocó estar en la época en que no había confianza en el arquero nacional. Antes que yo estuvieron Erick [Delgado], Juan [Flores] y Johnny [Vegas], todos ellos en pocos momentos; entonces yo creí que también me tocaría atajar muy poco o entrar y salir. Sin embargo, ya son cinco años en el arco y me siento orgulloso.

¿Quién confió en ti?
El que me dio la oportunidad fue Freddy Ternero contra Argentina. Dicho sea de paso, me parece que él se merecía toda una eliminatoria completa y no solo unos cuantos partidos. Luego seguí con Franco [Navarro] y después Chemo me dijo “tú eres”.

¿Qué tienen los goleros peruanos que no salen al fútbol internacional?
Hay que ver la realidad, somos los últimos de Sudamérica. Yo si fuera empresario o dueño de un equipo, difícilmente negociaría con un peruano, al margen de que pueda tener un buen rendimiento. Pero, en cambio, tenemos a un Farfán, un Pizarro. Es contradictorio.

¿Alguna vez estuviste a punto de dejar el fútbol?
Tuve tres momentos. El primero fue cuando sufrí un accidente automovilístico en Cristal, no pude moverme en dos meses y yo era titular en el 98, por eso trajeron a Óscar Ferro. El siguiente fue cuando llegué a Alianza y jugamos la Copa Libertadores contra Sao Paulo, perdimos 2-1 en el Nacional y la barra me relacionaba con Cristal, así que empezaron a insultarme los 15.000 de sur. Pensé en retirarme, pero luego esa misma barra coreó mi nombre cuando dimos tres vueltas olímpicas en un año. Y el tercero fue lo del problema con Percy Rojas(árbitro), porque nunca me consideré culpable y sentía impotencia frente a la gente de la Comisión de Justicia que fue incapaz de resolver un tema tan fácil.

¿Te consideras con el carácter suficiente para capitanear un equipo que trae figuras del extranjero?
Para llegar a ser capitán primero hay que estar dentro y yo no me considero fijo en el equipo. Yo creo que eso es una virtud porque me exige más. También creo que el que sea elegido capitán debe tener tanta personalidad como humildad y saber que los 22 jugadores somos marineros y remar de la misma manera. En lo personal, creo que Claudio lo hizo muy bien cuando le tocó. Es uno de los hombres más centrados que he conocido en el fútbol.

Dejanos tu comentario

Publicar un comentario

  ©Informativo Matutino | Todas las noticias nacionales y mundiales Informativo Matutino.

TOPO